imanes

Evolución de los imanes en la industria

Los imanes siempre han sido uno de los elementos que más llaman la atención de las personas, podemos encontrarlos en muchos aspectos de la vida y se emplean siempre para usos de tipo industrial.

Si bien solemos ignorar el trabajo que los imanes realizan, no podemos negar que estos han tenido, al igual que muchos otros aspectos, una evolución constante. Por mucho tiempo, los imanes tuvieron algún tipo de popularidad nula, sin embargo en la actualidad podemos ver que son una parte integral de la industrial, lo que les ha permitido evolucionar y perfeccionar sus usos más de lo que podemos esperar.

Para centrarnos un poco en la historia, debemos mencionar que los primeros imanes aparecieron en el siglo XVIII, sin embargo no fue hasta mucho tiempo después que comenzaron a fabricarse en acero y en carbono, para que pudieran contar con la cualidad que los hace ser como son, es decir magnéticos.

Evolución de los imanes en la industria.

Los primeros imanes si podemos llamarlos así, podían magnetizarse por medio de un proceso que les permitía tener esta facultad por poco tiempo, sin embargo, con el paso del tiempo nos dimos cuenta de la necesidad de hacer que estos, tuvieran esa cualidad de forma permanente.

Con el paso del tiempo encontramos que los imanes dentro de la industria tomaron un camino económico, es decir que se pensaba en el uso de materiales que eran económicos.

No fue sino hasta la década de los 60 que comenzaron a aparecer los primeros imanes que eran funcionales y además de alta calidad. Estos elementos eran fabricados en samario – cobalto, que si bien conllevaba un precio alto, ofrecía una excelente calidad y resistencia.

Se utilizó por mucho tiempo este tipo de imán dentro de la industria, por ello a mediados de los años 80 aparecen los imanes potentes y los imanes de neodimio como una de las alternativas que muestran mucha calidad, pero al mismo tiempo ofrecía un precio que era adecuado, es decir menos costoso que el anterior.

imanes industrialesNo podemos negar que a medida que pasa el tiempo los imanes han pasado por periodos en los cuales ha cambiado no solo de materiales y técnicas de fabricación, sino que también se tiene en cuenta la resistencia de los mismos cuando se emplean dentro de la industria. La base de todo es siempre poder ofrecer una  mejor calidad dentro de la magnetización.

Desde su invención en los años 80, estos imanes son los que más se emplean, y son reconocidos como los más poderosos que hasta ahora se han mejorado. Los usos de estos imanes se conectan en muchos niveles dentro de la industria, los ejemplos más básicos son en equipos de material médico, en motores, en discos duros de ordenador entre muchos otros.

Se espera que con el paso del tiempo, los imanes puedan ir mejorando en calidad y funcionalidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *