Conde Misterioso

Los Extrañísimos Misterios del Conde de Saint Germain

Son extrañísimos y desconcertantes, verdaderamente, los misterios del Conde de Saint Germain, sobre los que se ha escrito, profusamente, desde que “aparentemente”, murió en 1784. En la iglesia de Eckenford existe una placa que dice: “Murió el 27 de febrero y fue enterrado el 2 de marzo de 1784”.

La Hermandad Francmasónica y el Conde de Saint Germain

masonesFue luego de su “aparente muerte”, que el Conde de Saint Germain adquirió su verdadero status, dentro de esta Hermandad, quien lo consideró  (y lo hace, aún) como “uno de los más altos representantes de la Hermandad”.

Pero, lo más curioso y extraño de todo, dentro de los misterios del Conde de Saint Germain, es que fue descrito, en su momento, como “un ser físicamente inmortal, quien no tiene edad”.

Numerosas personas de las Cortes de Europa de ese entonces, decían haberlo visto, simultáneamente, en varios sitios a la vez, al tiempo que numerosos admiradores decían verle caminando, tranquilamente, en varias estancias y calles, cuando era imposible debido a su (“supuesta”) avanzada edad.

En fin, son muchísimos los testimonios de personajes importantes de la época, respecto de este misterioso y enigmático personaje como, por ejemplo, el Barón E. H. Gleichen, quien escribió en sus memorias que fueron publicadas en 1868:

“Yo llegué a oír a Rameau y a un viejo embajador francés en Venecia, testimoniar haber conocido a Saint Germain en 1710, cuando ya tenía la apariencia de un hombre de cincuenta años de edad”.

Ahora, si Saint Germain contaba con 50 años en 1710, hubiese tenido 124 años cuando, “presumiblemente”, murió en 1784. Una revista alemana (el Magazin der Beweisfuhrer), dedicada a los temas paranormales, publicada en 1857, manifestó que Saint Germain fue uno de los representantes franceses a la Convención Masónica de París, en 1875, un año después de su supuesta muerte.

Cantu Cesar, otro escritor del siglo XIX, manifestó que Saint Germain estuvo presente en la conocida Conferencia Masónica de Wilhelmsbad, que se llevó a cabo, igualmente, en 1875.

Los Escépticos y los Misterios del Conde de Saint Germain

escepticosAlgunos escépticos consideran que dichos relatos, evidenciaban que su muerte había sido simulada, con el fin de permitirle vivir el resto de su vida con relativa tranquilidad, con el fin de escapar de la controversia que le rodeaba.

No obstante estas versiones escépticas, se sabe que el Conde era visto, con frecuencia, simultáneamente en varias reuniones cortesanas a la vez. Además, las versiones de haberlo visto después de muerto (aparentemente), no se circunscriben a 1785.

Así, por ejemplo, la Condesa de Adhemar, quien hacía parte de la corte francesa, y quien escribió sus memorias unos meses antes de su muerte en 1822, dijo haber visto al Conde muchas veces después de su muerte, con más frecuencia durante las épocas de agitación política.

La condesa de Adhemar manifestó, además, que Saint Germain había enviado advertencias escritas a los reyes de Francia, Luis XVI y María Antonieta, justo antes de que estallara la Revolución Francesa que, como todos sabemos, empezó en 1789.

De otro lado, digamos que un escritor  rosacruz, Franz Graeffer, manifestó que Saint Germain se pareció, varias veces, en Austria luego de que se anunciara su muerte.

A finales del siglo XIX, esto es, de los años 1800s, Madame Helena Blavatsky, quien fue una de las fundadoras de la Sociedad Teosófica, declaró que “Saint Germain fue uno de los Maestros Ocultos del Tibet, que controlaba los destinos de la humanidad, de forma secreta”.

Surge, entonces, una pregunta ineludible: ¿todos estos testigos, y muchísimos otros más, incluso, de Norteamérica, mintieron en sus testimonios?

Lo más seguro es que no, dado que se sabe que La Hermandad propiciaba, ocasionalmente eso sí, algunas “resurrecciones”  como una forma de deificar (convertir en seres divinos) a algunos de sus miembros más selectos.

Los misterios del Conde de Saint Germain van, incluso, hasta el punto en que se le otorga el mismo status de Jesús. Se trata de uno de los personajes más extraños de la historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *